10 cosas que destruyen sin compasión a la pizza italiana

verdadera pizza italiana

El comité para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la UNESCO, incluyó “El Arte de los Pizzeros Napolitanos”, es decir, su maestría y conocimientos en el arte de la preparación de la pizza, en la lista de los elementos declarados Patrimonio de la Humanidad.

Esta es una buena noticia; sin embargo, una cosa es el mapa y otra muy distinta la carretera. En la realidad, la preparación de la pizza fuera de Italia viene sufriendo desde siempre una serie de atentados que harían pegar el grito en el cielo a la nonna.

Así que aprovechando la ocasión, aquí te presento un decálogo de las cosas que destruyen sin compasión a la pizza y que hacen enojar sin límites a nuestros amigos pizzeros. Si conoces a alguien que viene haciendo alguno de estos puntos, corrígelo. De ti depende seguir disfrutando de unas buenas pizzas como en Italia.

1 Creer que es comida chatarra

Uno no puede poner a la pizza en el mismo lote de las hamburguesas, salchichas, papas fritas, frituras de maíz y similares. No por algo su preparación ha sido considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Ahora bien, aquí debemos separar a la pizza artesanal de la pizza industrial; la primera, al ser preparada con productos sin preservantes, cumple con los requisitos para ser considerada como comida saludable; la pizza industrial o de cadenas fast food, en cambio, lleva preservantes en su composición, ya que necesitan de estos para poder ser vendidas en los supermercados o para llegar preservada a los locales de comida rápida. Si tienes que elegir entre una y otra elige SIEMPRE comer pizza artesanal.

2 Ponerle piña y otras frutas

La pizza más famosa de todas y la más vendida en el mundo es sin duda la pizza hawaiana, qué te puedo decir, las cosas como son. Bueno, resulta que esta pizza con piña no existe en Italia, es más, yo diría que no debería existir en toda la galaxia. Vale recordar que esta mutación de pizza nació en los Estados Unidos y es el buque insignia de las franquicias norteamericanas. Y en su prontuario tiene varios hornos eléctricos arruinados por culpa del derretimiento del dulce de la piña en su superficie. En líneas generales, echarle piña a la pizza es como echarle sal al café, simplemente, no se debe hacer, o mejor dicho, no se debe comer.

3 Prepararla con masa colchón

Así se le llama a la pizzas que tienen la masa más que gruesa y que prácticamente ya parecen un colchón. La verdadera pizza tiene masa delgada y al morderla no debe ser un reto a la resistencia. Una de las características de las pizzas colchón es justamente esa, la de ser resistente a la mordedura, al punto que se hace necesaria la utilización del cuchillo, algo que definitivamente no va con una pizza bien hecha.

4 Comerla con tenedor y cuchillo

La pizza es comida del pueblo, y no hay mejor forma de comerla y disfrutarla que tomando cada una de sus porciones con la mano. Sí, con la mano. Sólo en nuestras ciudades de Sudamérica se puede observar mayormente gente comiendo pizza con tenedor y cuchillo, acompañadas de una copa de vino. En esencia, la pizza no es tanto un alimento de salón, sino más bien de la gente de a pie, y justamente es por esto último que goza de tanta fama mundial.

5 Acompañarla con cappuccino

En una verdadera pizzería italiana, si pides cappuccino para acompañar a la pizza, lo más probable es que te echen del lugar y que pongan una foto tuya en la puerta como persona no grata. ¡Simplemente, no va! La pizza tiene un matrimonio inquebrantable con la cerveza, y si es cerveza artesanal, mucho mejor. Hay quienes sostienen que se puede acompañar con determinados vinos. La verdad esto último es encender la polémica. Lo cierto es que cuando surgieron las primeras pizzerías en Italia, éstas no tenían permiso para vender vino, por ello optaron por vender cerveza, de allí en adelante surgió ese maridaje que es el que yo también sugiero para disfrutar de una buena pizza.

6 Comerla congelada o embolsada

Últimamente en los supermercados y minimarkets se venden pizzas congeladas. Sólo tienes que sacarla del plástico, la metes en el microondas 5 minutos y listo, a comer. Bueno, la verdad, debes tener en cuenta ciertas cosas: ¿tú crees que el trabajo de un pizzero, que se levanta a las 6 de la mañana para preparar la masa, amasar los bolillos, dejarlos reposar, preparar la salsa de tomate, buscar la mozzarella y demás ingredientes, calentar el horno, preparar la pizza en la noche, es decir, casi 8 horas de trabajo y más, todo ese esfuerzo de calidad se puede equiparar a calentar una pizza de plástico 5 minutos en un microondas? No sólo es injusto con los pizzeros y su “know how” premiado por la UNESCO, sino también con tu estómago, porque esas pizzas congeladas son el emporio de los conservantes.

7 No quererla porque es de horno a leña

La primera vez que una pizza salió de un horno, éste era un horno a leña. Más de siglo y medio de tradición italiana no puede ser puesta en discusión por el uso o no del horno a leña. Sé que se habla mucho sobre las terribles consecuencias de estos hornos en la salud de las personas. Sin ánimo de abrir polémica en este punto, sólo puedo decir que los especialistas de la pizza coinciden en que las mejores pizzas son las que se hacen en horno a leña, obviamente, siguiendo determinados parámetros para hacerlas bien. Hoy en día es un tanto difícil encontrar en las ciudades pizzerías con hornos a leña, los permisos municipales para este tipo de estructuras son cada vez menos o más rigurosos, pero sí te digo que no pierdas la oportunidad de comer una pizza hecha en estos hornos, te aseguro que no te arrepentirás.

8 Echarle mostaza, kétchup o mayonesa encima

Esto no merece una amonestación, merece cárcel, cadena perpetua. La pizza no necesita condimentos de la comida chatarra, tampoco condimentos orientales tipo salsa de soya o salsa de tamarindo. La mejor pizza es la más sencilla, y esta sin duda es la pizza Margherita: masa delgada, salsa de tomates, mozzarella y basta. ¿Por qué querer mejorar las cosas arruinándolas clamorosamente?

9 Creer que la puedes hacer en casa

La preparación de la pizza demanda una serie de conocimientos para poder hacerla en casa. Desde la preparación de la masa hasta el calentamiento del horno, la pizza necesita además de ciertos tiempos en su preparación, por lo que pensar que en una tarde de domingo preparo pizza para comerla en la noche con la familia, como que es demasiado optimista. Cada pasaje en la preparación de la pizza es todo un arte que involucra algunas destrezas que se maduran con la experiencia. Antes de querer hacerla en casa, te recomendaría llevar algunos cursos de cómo prepararla porque, valgan verdades, la primera pizza que elaborarás, dudo mucho que te la quieras comer, tal vez la tercera o la cuarta, sí. Recuerda, la práctica hace al maestro y la preparación de la pizza, como todo en la vida, no es la excepción.

10 Todos para una pizza

Existe una costumbre que a muchas pizzerías, simplemente, les revienta el alma, que un grupo de personas pida una pizza para comerla y pagarla entre todos. La verdad, no es algo que yo repruebe, pero sí causa curiosidad ver cómo mientras que en Italia y otros países se come una pizza por cabeza, en algunas ciudades de Sudamérica la cosa es más gregaria. No creo que sea una cuestión de economía, sino más bien de costumbre grupal, pero que les revienta a las pizzerías, eso sí, les revienta. A mí particularmente me causa una sensación tipo, comer un pedazo de pizza en vez de la pizza entera, es como ver el tráiler y no ver la película, o sea, sí pero no. Si compartes mi pensamiento, entonces pídete una pizza para ti solo, las pizzerías y la tradición italiana te lo agradecerán.

Scienze delle Comunicazioni Università di Lima. Oltre ad essere il direttore fondatore di Il Messaggero Italo-Peruviano, Gino Amoretti è direttore responsabile del sito web imprenditoriale Empresas Italianas.