¿Quiénes son los culpables de que tengas que esperar 10 años por tu ciudadanía italiana?

ser reconocido como ciudadano italiano

Los consulados italianos en Sudamérica pasan por una grave crisis que se ve reflejada en una pésima atención hacia los ciudadanos italianos y sus descendientes.

A continuación Mariano Gazzola, Vicepresidente CGIE Sudamérica y Candidato a Diputado por el MAIE, señala y desenmascara a los culpables de la terrible situación en la que se encuentra la red consular italiana en los países de Sudamérica:

La atención en los consulados es más que desastrosa

La red consular italiana, especialmente los consulados de Sudamérica, se encuentra al borde del colapso. No es exagerado decir que el servicio es desastroso. Los consulados no tienen los recursos necesarios y, en muchos casos, hay un solo funcionario cumpliendo dos o tres roles, cuando no es el mismo Cónsul el que se ocupa personalmente de los trámites de ciudadanía.

Por ejemplo, en Sao Paulo, un ciudadano espera más de 10 años para que finalice el trámite y ser reconocido italiano. Por no mencionar el sistema Prenota Online: cuando los ciudadanos buscan reservar turnos para los distintos servicios consulares, estos se agotan en pocos minutos y es necesario esperar a que el sistema vuelva a habilitar los turnos para intentar nuevamente. ¡En algunas sedes, los turnos se habilitan una sola vez al mes!

Cuando finalmente, a veces luego de varios meses, se logra reservar un turno, es necesario esperar: en Rosario, por ejemplo, en este momento es necesario esperar hasta febrero de 2019 para renovar el pasaporte.

No, no es un error de tipeo: es necesario esperar un año

La mayor parte de los consulados de Sudamérica, por no decir todos, redujeron o suspendieron temporalmente los servicios de anágrafe y ciudadanía porque el personal se encuentra trabajando para las elecciones.

Para darse cuenta del malestar que reina entre los ciudadanos italianos, basta leer los comentarios en los perfiles de los candidatos en las redes sociales: miles de usuarios denuncian la atención desastrosa que reciben en los consulados.

Pero la responsabilidad de esta situación no es de los Cónsules, ni de los funcionarios o empleados de los consulados.

El MAIE siempre lo dijo, una y otra vez. Incluso, lo hemos puesto por escrito en los documentos entregados al Gobierno italiano durante la manifestación que organizamos delante de todos los consulados de Latinoamérica el 7 de abril del 2017, y en la de 12 de octubre en Sao Paulo.

La culpa es de los gobiernos que han desmantelado la red consular

La desastrosa política de reducción de fondos de la red consular fue realizada tanto por los gobiernos de centroderecha como por el actual gobierno de centroizquierda del PD. Hubo también una política de reducción de personal del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Italia, en donde se bloquearon nuevas asunciones: en el 2008 el personale del Ministero era de 4852 funcionarios, y al 31.12.2016 ese número había descendido a 3825.

Luego, la introducción hace tres años de un impuesto a los trámites de ciudadanía, fue presentada como una solución pero no ayudó a mejorar la situación: las filas y el tiempo de espera han aumentado.

Pero, según el funcionario del Ministerio y candidato del PD Pasquale Matafora, el problema no son los gobiernos que nos han masacrado con sus políticas, sino el MAIE que se expresó incorrectamente.

PD no quiere responder por los platos rotos…

Con una acción meramente propagandística, a través de una nota enviada por los Contratistas del Consulado de Buenos Aires, Matafora, se lamenta por el uso que el MAIE realiza del término “desastrosa” para definir la atención que los connacionales reciben en los consulados (nota en AISE).

Es evidente que el partido que hoy Matafora representa, y que gobernó los últimos 5 años, es el principal responsable del estado catastrófico en el que se encuentra la red consular.

…y encima pide apoyo para no romper más platos

Hay algo muy curioso en esta campaña electoral: los responsables de la destrucción de la red consular, se presentan como candidatos diciendo que vienen a resolver los problemas que su propio partido creó.

Cuando Matafora dice (hoy por hoy, sus dichos se pueden verificar con una simple búsqueda en Internet) que el MAIE insulta o falta el respeto a los empleados consulares porque comunica lo que los ciudadanos piensan y lo que los hechos demuestran (o sea, que la atención en el consulado es desastrosa), prueba que los candidatos del PD están nerviosos y son obligados a defender la indefendible política del PD hacia los italianos en el exterior, y recurrir a métodos goebbelianos para difamar a los adversarios.

Dos cosas son verdaderas:

1 Que el MAIE defendió siempre el trabajo de los empleados del Consulado, solicitando al gobierno más recursos para la red consular y más personal (basta leer los documentos de las dos manifestaciones promovidas por el MAIE).

2Que en un mes, Matafora volverá a Brasilia tratando de entender por qué los ciudadanos no lo votaron. Mientras tanto, le agradecemos por su intervención, que contribuye a que el MAIE obtenga un excelente resultado electoral.

Es evidente que este comportamiento nos ayuda a entender mejor quien está de la parte de los italianos en el exterior, y quien está de la parte de los partidos romanos que nos han olvidado.