Asesinan en Chimbote a misionera italiana, Nadia De Munari

Nadia fue presuntamente asesinada mientras dormía. En la casa familiar que compartía con otros colegas no escucharon nada debido a la separación de los ambientes.

Nadia De Munari

Nadia De Munari, misionera laica italiana de 50 años, natural de Schio, y que colaboraba con la Operación Mato Groso en el hogar “Mamma Mia”, falleció la madrugada de ayer sábado en una clínica en Lima, tras ser brutalmente atacada a golpe de machete en la ciudad de Chimbote, según refiere un diario local, presuntamente durante un intento de robo.

Asesinada mientras dormía

Según los testimonios recogidos por el Diario de Chimbote, la mañana del miércoles 21 de abril, la misionera italiana fue encontrada inconsciente en medio de un charco de sangre y con varias heridas en la cabeza. Inmediatamente fue llevada al hospital regional Eleazar Guzmán Barrón, donde se le detectaron fracturas en la mandíbula, antebrazo, cuello, así como varios cortes en la cabeza y la cara.

La gravedad de sus heridas hizo que fuera evacuada a Lima, a la Clínica Centenario Peruano Japonesa, donde lamentablemente dejaría de existir la madrugada del 24 de abril, tras casi cuatro días de agonía.

La emboscada no tuvo testigos

Nadia fue presuntamente asesinada mientras dormía. En la casa familiar que compartía con otros colegas no escucharon nada debido a la separación de los ambientes. Hasta el momento, la policía viene trabajando con los testimonios de cinco personas que se alojaban en el establecimiento, entre ellas un ciudadano italiano, así como de otra mujer, Lisbet Ramírez Cruz, también agredida por los delincuentes. No se descarta que el móvil habría sido el robo de las pertenencias de las víctimas; sin embargo, todavía no se tienen hipótesis definitivas.

Noticia devastadora para familiares y amigos

La noticia de la muerte de Nadia De Munari llegó anoche a Schio, dejando conmocionados a sus familiares y amigos, así como a la vasta comunidad religiosa que apoyaba su trabajo de 15 años en favor de los más necesitados en Perú.

Sus estadías en Italia, cada dos o tres años, eran cada vez más cortas, porque regresaba lo antes posible a Chimbote para seguir con sus actividades de maestra de primaria.

Según reporta Il Messaggero de Roma, la noche del sábado, en su pueblo natal, hubo un momento de oración en el que todos recordaron el entusiasmo de Nadia por los demás. El obispo de Vicenza, Beniamino Pizziol, expresó las condolencias de toda la Diócesis: “Estamos cerca del dolor de la familia de Nadia, que durante 30 años trabajó en primera línea junto a los pobres”. Su amigo Massimo Casa, la persona que la llevó a la operación Mato Grosso cuando tenía 17 años, también expresó su pesar: “Nadia era una persona buena, sensible, siempre atenta a las necesidades de los demás, que en su dimensión vital importaban más que nada material”.

Dal 2006, il giornale online della comunità italiana in Perù // Desde el 2006, el diario online de la comunidad italiana en el Perú.