¡Hasta siempre querido Padre Ugo!

Un profundo pesar causó en la comunidad italiana la noticia del sensible fallecimiento de nuestro querido Padre Ugo de Censi, acaecido la noche del domingo 2 de diciembre en la ciudad a de Lima como consecuencia del delicado estado de salud en el que se encontraba.

El Padre Ugo, como era conocido por todos, fundó en 1967 la Operación Mato Grosso para brindar ayuda a las familias más pobres de la región brasileña del mismo nombre, y a raíz del éxito de este movimiento cooperativo, apoyado por jóvenes italianos, decidió expandir su radio de acción en los Andes peruanos.

Así fue como llegó al Perú en 1976 para instalarse como párroco en la ciudad de Chacas, provincia de Asunción, región Ancash, realizando durante los siguientes años numerosas obras de caridad en la costa y sierra de la región, destacando la creación de colegios, talleres de carpintería, escultura, vidriería, así como escuelas de enfermería, granjas agrícolas, refugios de montaña, estancias para ancianos y hospicios para personas con discapacidad.

Padre Ugo durante el evento 50 años de la Operación Mato Grosso en la residencia del Embajador de Italia en 2017

Una vida dedicada a la caridad

El Padre Ugo nació en Berbenno di Valtellina, el 26 de enero de 1924. Fue ordenado sacerdote salesiano el 8 de marzo de 1951. En 1965, conoció a un misionero de Brasil, quien le contó el sufrimiento de las poblaciones sudamericanas. Precisamente a raíz de esta experiencia, surge la idea de crear una misión permanente, naciendo así la Operación Mato Grosso, en 1967, movimiento que a través del trabajo libre orientado a los más pobres ofrece a los jóvenes la posibilidad de numerosas experiencias formativas.

En 1976, cuando la Operación Mato Grosso ya era conocida en Brasil, el Padre Ugo decide establecerse en Perú en la localidad de Chacas, ubicada a 3.400 metros de altura. Fue el entonces Obispo de Huari, Dante Frasnelli, quién lo designó a esa parroquia.

Monseñor Dante Frasnelli y Padre Ugo De Censi

En 1985, fundó la Cooperativa Don Bosco, donde maestros italianos enseñaban gratuitamente el arte de la madera a fin de poder dar a los jóvenes de Chacas una profesión. Con el tiempo, se fundaron otros centros en diferentes áreas y con diferentes especialidades de trabajo. Los voluntarios de esta asociación ahora están presentes en decenas de comunidades en Perú, Ecuador, Bolivia y Brasil.

Pese a su delicado estado de salud, que lo obligó a trasladarse a la ciudad de Lima, De Censi siguió trabajando hasta el último día de su vida en pro de los menos favorecidos.

Su obra y su ejemplo quedarán grabados por siempre en los corazones de todos los peruanos. Descanse en paz querido Padre Ugo.

Padre Ugo junto al Embajador de Italia Mauro Marsili y el On. Fabio Porta.